Viaja gratis

7 razones para dejar whatsapp durante un mes

Lo más viral

  

Hace no mucho aparecía un vídeo viral que ponía el acento a una protesta que, desde los sectores educativos y culturales, se va multiplicando año tras año. Tras este telón de fondo se encuentra una de las mayores adicciones que han aparecido en nuestro recién estrenado siglo; la adicción a internet y, concretamente, a las redes sociales. La necesidad por parte de una sociedad hiper-tecnologizada de difundir absolutamente todo en sus redes sociales empieza a ser demencial y el aislamiento social entre muchos usuarios habituales de la red de mensajería más famosa no ha hecho más que empezar. Te hablamos de siete razones para dejar whatsapp durante un mes sin morir en el intento. Un mes sin Whatsapp. Puedes. Y agregamos que es muy posible que, después de este tiempo, ya no te interese demasiado conectarte nuevamente a tu red virtual, porque estarás viviendo en la realidad social. Así que tienes la posibilidad de apuntarte a la moda de gente que no usa whatsapp. También puede participar en el gran sorteo de un Iphone 7 que tenemos activo. Consigue un Iphone 7 Gratis!

Un mes sin Whatsapp

Nuestros motivos para dejar internet son muchos más pero si quieres conocer siete razones de peso, has llegado al lugar adecuado. Un mes sin whatsapp.

 

1.Es un vampiro de la productividad

“Cada mañana me despierto a eso de las siete y media, miro el whatsapp mientras estoy desayunando. Después me entretengo leyendo las noticias mientras charlo con una amiga. El grupo de mis amigos está hablando mientras trabajo y les respondo. Me pongo a la tarea. A los 10 minutos ojeo el Whatsapp para ver qué dicen en el grupo. Vuelvo a tratar concentrarme…”. Esa es la historia de millones de personas en todo el mundo. Las redes sociales nos quitan mucho tiempo pero el caso de Whatsapp es peculiar porque el modelo de comunicación es más activo que pasivo. Mientras que Facebook incluye información de otras personas y pasamos mucho tiempo observando las actualizaciones de manera pasiva, Whatsapp es una herramienta que implica el intercambio social directo entre personas o grupos con la posibilidad de hablar con más de una persona a la vez.

adicción al whatsapp   

Esto conlleva que cuando te aburras, te estreses o te agobies, recurras al Whatsapp para tener algo de feedback social y, de este modo, acabar con esos sentimientos negativos. Está demostrado que las relaciones sociales son muy importantes para alcanzar la felicidad (y, de hecho, influyen en ciertos procesos químicos de liberación de oxitocina y serotonina, dos de las hormonas del bienestar). Sin embargo, cuando utilizas la conexión con otros para evitar realizar tareas que requieren de una mayor concentración, te estás boicoteando. Esto no tendría mayores consecuencias sino fuera porque después de pasar un día estudiando o trabajando puede que no hayas hecho ni una cuarta parte de lo que esperabas (y que Whatsapp haya tenido mucho que ver).

 

2.Pasas más tiempo hablando con gente con el móvil que en la vida real

No podemos minusvalorar los beneficios que Whatsapp ha traído a nuestras vidas. Gracias a esta aplicación y red social podemos hablar con nuestros seres queridos sin necesidad de llamar por teléfono con lo que se minimiza el tiempo que pasamos charlando con otros. Esto es muy positivo y muy negativo al mismo tiempo ya que, aunque es perfecto para no pasar horas al teléfono con tu madre que vive a cientos de kilómetros de ti, no tiene tanto sentido si vives en la misma ciudad que tus amigos. Lo que sucede con Whatsapp es que muchas relaciones de amistad – sobre todo cuando no estudias o trabajas con esa persona – dejan de existir en el plano real, prácticamente. Así, pasas de quedar con una persona una vez por semana a hacerlo una vez al mes.

ante la adicción por el whatsapp: un mes sin whatsapp

Y no. No es el mismo tipo de relación. No es lo mismo quedar con una persona en la vida real que en la virtual. No hablas igual ni te comportas igual. En las redes sociales, el lenguaje no verbal apenas existe. Además te impide poder conocer a otras muchas personas por el mero hecho de estar en una cafetería o en una biblioteca. Reiteramos que Whatsapp es una magnífica herramienta para poder contactar con otros para hacer una quedada o para una entrevista pero no es el medio más adecuado para mantener una amistad porque, como en todo, tarde o temprano te acostumbras a estar lejos de esa persona. Y cuando dejas de echar de menos para echar de más, algo falla.

Adicción al Whatsapp

3.Frente a una pantalla, te pierdes la vida

Este es el clásico motivo para dejar Whatsapp y cualquier red social o entorno virtual que te esté robando mucho tiempo. Pero, ¿Cómo hacerlo? Si vivimos en una sociedad online, ¿Cómo dejar a un lado el móvil? Lo cierto es que existe un método muy sencillo y eficaz. Lleva contigo un pequeño bloc de notas durante todo un día. Desde la primera hora del día apunta cada una de las ocasiones en las que ojeas Whatsapp o lees y respondes mensajes. Anota también la duración. Te sorprenderán los resultados y te convertirán en una persona mucho más consciente en el tiempo que pierdes en esta red (sin que exista ninguna necesidad de hacerlo).

Según un análisis de la plataforma Needham pasamos una media de 20 minutos en Facebook al día unos 30 minutos en redes como Snapchat o Instagram. Whatsapp “se lleva la palma” ya que en esta red podemos pasar entre 30-90 minutos a lo largo del día sin siquiera darnos cuenta. Ahora te haré unas preguntas:¿Alguna vez has dicho que no tienes tiempo de leer?¿O de pintar?¿O de hacer deporte?¿O de ver tus películas favoritas? ¿Alguna vez has asegurado que no te queda ni un minuto para quedar a tomar un café con tus amigos? En total estamos entre 1-2 horas al día en las redes sociales. ¿Ahora qué opinas?¿Sigues creyendo que no tienes tiempo para ver a tu gente en la vida real o es que la vida virtual está absorbiendo a esta otra?

padre e hijo interactuando con whatsapp

4.Tienes más posibilidades de sufrir ansiedad y depresión

Ya ha quedado claro que quedar en la vida real puede llevarnos más tiempo que, en teoría, mandar un mensaje de Whatsapp pero esto puede tener un efecto perverso. Y es que no son pocos los usuarios de Whatsapp que, en alguna ocasión, han mostrado síntomas de ansiedad y depresión. ¿Por qué? Pongámonos en el lugar de alguien que utiliza Whatsapp y envía mensajes instantáneos a varias personas. Estos mensajes pueden ser leídos en el momento y, de hecho, la persona sabe cuando llegan los mensajes y cuando los lee quién los recibe. ¿Qué sucede cuando no se contestan? Lo normal sería pensar que nuestro interlocutor está ocupado pero, “¿Y si no lo está?¿Y si me está ignorando deliberadamente? No le importo. Tampoco a este otro. Treinta minutos sin contestar. Pasan de mi”. Esta es la relación mental que hacen millones de usuarios de Whatsapp o Line.

Su repercusión en el estado de ánimo no es ninguna broma, especialmente en aquellas que están más aisladas socialmente. Según un estudio de la Universidad de Kent State de Ohio,  se analizaron los hábitos de 500 estudiantes universitarios en lo que se refiere al uso del móvil. Los resultados dieron a entender que se genera un estado generalizado de ansiedad debido a la necesidad de responder inmediatamente a los mensajes, de leer una gran cantidad de ellos y, en definitiva, de ser un esclavo del móvil.

Los peligros del Whatsapp

5.Desarrollarás una actitud compulsiva

Según el estudio anteriormente citado, no solo se obtuvieron datos acerca del desarrollo de actitudes ansiosas o depresivas. También se descubrió que un porcentaje alarmante de la muestra recogida mantenía una relación compulsiva con respecto al Whatsapp. Para saber si tú la compartes, hazte la siguiente pregunta: ¿Consultas el teléfono móvil nada más levantarte y nada más acostarte? Si es así es muy probable que hayas desarrollado una conducta compulsiva con respecto a esta aplicación.

la adicción al whatsapp es peligrosa

¿Cómo controlarlo? Te recomendaríamos que abandones la aplicación para siempre pero sabemos que es, prácticamente, imposible y que, de hecho, es poco recomendable ya que seguirás estando conectado mediante otras muchas redes sociales. Nuestro consejo es que pases un mínimo de 7 días sin Whatsapp como método de desconexión parcial. Después de este “periodo de desintoxicación”, limita tu contacto con Whatsapp. Por ejemplo, elige una hora determinada al día en la que no estés nunca ocupado (después de comer o cenar cuando estás viendo un rato la televisión, por ejemplo). Consulta todos los Whatsapp que recibas a esta hora y encárgate de responderlos a todos. Limita el tiempo máximo a 15-20 minutos. De este modo, no perderás el contacto sino que quedará restringido a lo mínimo necesario para mantener tus relaciones sociales y familiares de manera saludable.

Los peligros del Whatsapp en las relaciones de pareja

6.Puede acabar con tu relación de pareja…

Esta razón no es nueva. De hecho seguramente haya sido una de las alarmas por las que hayas llegado aquí. Junto a lo que afecta a la productividad personal, es el motivo más habitual para decidir prescindir de Whatsapp. En España, Whatsapp ha pasado a sustituir a las llamadas telefónicas. El clásico: “paso de hablar. Te envío un Whatsapp” es algo habitual y, ¿Sabes qué? Es una de las peores maneras de relacionarte con la pareja. Te explicamos por qué.

¿Te suena esa la frase “Por qué no me contestas si me lees”? No son pocas las parejas que se han roto a causa de esto. Tampoco es extraño encontrar a gente que lee los Whatsapp de su pareja con otras personas. Debemos entender que no tenemos porque estar disponibles las 24 horas del día pero la obsesión que conlleva Whatsapp suele traer aparejados problemas como este. Un paso más en la obsesión es la costumbre de mirar el doble check que indica que la otra parte leyó nuestro mensaje y buscar la última hora en la que se conectó. Esto, sobre todo por la noche, puede ser motivo de ruptura y no sería ni la primera ni la última. El control excesivo en la pareja por parte de personas con problemas de autoestima también es habitual. Esos interrogantes del tipo: ¿Por qué no me respondes y te conectas hasta X hora?

Después de todo esto, hay que preguntarse lo siguiente:”¿El problema es de Whatsapp o es tuyo?”. Posiblemente sea tuyo ya que no todas las personas desarrollan celos u obsesiones de control con respecto a su pareja. Si tienes este problema es posible que sea mucho más profundo. Quizás necesites ayuda psicológica y lo que está claro es que Whatsapp te hace un flaco favor.

niños escribiendo por whatsapp

Los peligros del Whatsapp en el trabajo

7…o puede hacer que te despidan

La cadena de venta de móviles de referencia Phone House realizó una encuesta en la que revelaba que más de un 30% de los trabajadores, habitualmente, consultan su móvil varias veces cada hora (unas 4 veces de media). Vamos a hacer un cálculo rápido de cuánto tiempo se pierde consultando el móvil. Si miras las notificaciones de Whatsapp 4 veces por hora una media de 3 minutos cada vez. Son unos 12 minutos a la hora. En una jornada laboral de 8 horas estarías gastando 90 minutos (1 hora y media) en esta aplicación. No es extraño que muchas empresas (sobre todo, multinacionales) hayan impuesto restricciones de todo tipo para evitar que consultes las notificaciones en el móvil.

No son pocos los trabajadores y empresarios que ponen como excusa para mantener el móvil encendido que necesitan tenerlo operativo. Haz la prueba. Pasa una semana anotando cuantas veces te llaman por teléfono. Actualmente es más probable que se contacte por motivos profesionales vía electrónica (por correo) que por teléfono. Además, no es necesario que tengas la aplicación de Whatsapp en el móvil. Puedes utilizar tu teléfono normalmente sin aplicaciones de ningún tipo.

Después de leer todo esto, ¿De verdad merece la pena la herramienta Whatsapp? La respuesta es que por supuesto que sí pero que tienes que aprender a ser responsable en su uso. Whatsapp te permite mantener el contacto con las personas que te importan y que se encuentran muy lejos de ti pero todo usuario debe aprender a hacer un uso responsable de la tecnología virtual.



No me dejes como si estuviera hablando sola...
¿me dejas un comentario?

Comentarios

Entrada sin comentarios

Nuevo Comentario