Viaja gratis

¿Cómo actuar en Shanghái (China)?

Asia

  

Para ir a China es necesario conocer algunas de las normas de conducta o de la cultura propia del país ya que por muy cosmopolita que sea en algunos de sus aspectos, guarda aún sus viejas costumbres, lo cual por otra parte, es lo que haga tan particular y tan exótica a sus ciudades.

Las dos orillas de Shanghái

Las dos orillas de Shanghái

No obstante para disfrutar de un viaje a Shanghái a ciertas cuestiones muy sencillas que pueden suponer que se convierta en el mejor viaje de nuestras vidas o uno más del álbum de fotos.

  •   En Shanghái el mandarín no es el idioma local sino el shanghainés, un dialecto del chino wu.
  • Es ideal que llevéis un mapa, la comunicación es complicada porque no suelen hablar los idiomas occidentales, lo cual es difícil para lograr indicaciones.
  • Las normas de tráfico no son muy de fiar en Shanghái, así que cuidado con los coches.
  •  Suele haber generosos descuentos para estudiantes, ¡así que jóvenes, los carnés de estudiante con vosotros!
  •  Antes de entrar a China tendréis que rellenar un formulario de aduana.
  • Llevad dinero en efectivo porque hay muchos locales que no aceptan aún tarjetas.
  • Procurad beber agua embotellada y evitar comida sin cocinar o te arriesgarás a sufrir una infección estomacal.
  •  Está totalmente prohibido exportar antigüedades de más de 150 años de antigüedad.
  • La puntualidad es importante en la cultura china, así que procurad llegar con antelación a los sitios. Evitareis colas o quedaros sin entrar.
  •  En el Templo de Jade suelen cobrar dos entradas a los turistas: una para ver el templo, que no es lo más atractivo pese a ser un punto de referencia para los budistas de la ciudad,  y otro para ver las esculturas de Buda. Enormes, increíbles y brillantes.
  • Aprende a defenderte con los palillos porque en muchos restaurantes sólo contarás con ellos para comer o llévate un tenedor.  No juegues con ellos ni apuntes a nadie pues los chinos consideran que es de muy mala educación.
  • Evita (si llegaras a tenerlas) discusiones políticas serias y ofender a alguien. Allí se lo toman peor que aquí.

Son pequeñas nociones básicas que te vendrán muy bien para disfrutar de tu estancia en Shanghái. ¿A que no es para tanto? Al fin y al cabo no vamos a la vuelta de la esquina, si no al otro lado del mundo. ¿Qué es demasiado caro? No desesperes, participa en este concurso y por a prueba tu suerte. ¡Quizá acabes recorriéndote China entera!



No me dejes como si estuviera hablando sola...
¿me dejas un comentario?

Comentarios

Entrada sin comentarios

Nuevo Comentario