Viaja gratis

Los secretos de Roses

Dónde Viajar

  

Los secretos de Roses
Rate this post

Roses es un municipio de la comarca de Alto Ampurdán, al sur del Cabo de Creus, en la provincia de Gerona. En las últimas décadas Roses ha sufrido un espectacular cambio debido al rápido crecimiento del turismo y pasando de menos de tres mil habitantes en 1950 a casi veinte mil en 2012. Y es que no es para menos, ya que este lugar guarda bellísimos atractivos turísticos que hacen que uno se enamore de este enclave de la Costa Brava.

Aunque la larga playa mediterránea es un enclave a destacar para que los viajeros acudan allí, existen muchas otros lugares que atraen casi más que tumbarse al sol y descansar. ¡Eso sin contar con las muchas actividades que se pueden hacer por allí!

playa roses

 

Así que vamos a ver qué maravillas encierra Roses…

Monasterio de Santa María: Se trata de una antigua abadía benedictina que se vio envuelta en problemas con los ataques de piratas sarracenos. ¡Sí, piratas! La suerte llegó a la comunidad monástica en el año 960, cuando Gausfredo I, conde de Ampurias y del Rosellón, dotó a la abadía de derechos sobre la pesca de la zona y de los naufragios que se dieran en la misma. La peste trajo de nuevo la decadencia a la abadía, que fue abandonada y saqueada en el siglo XVI. Los pocos monjes que quedaron allí se marcharon definitivamente en 1792 y poco después fue arrasada por las tropas de Napoleón. A finales del siglo XX se inició una reconstrucción de algunas partes de la abadía y se procedió a arreglar el escenario donde se había erigido la abadía.

Conjunto megalítico: En Roses también podemos encontrar un conjunto megalítico formado varios dólmenes y menhires que están esparcidos a lo largo del Cabo de Creus. Es un conjunto muy completo y que causa bastante impresión. Sólo el dolmen de Creu d’en Cobertella es el más grande de Cataluña y data del Neolítico.

roses megalitico

 

Cabo de Creus: Es un espacio que posee estructuras únicas que, acompañadas de la fauna y la flora, hacen un lugar único plagado de erosiones caprichosas. Es un paisaje en el que vemos como el mar ahoga la tierra y sobrecoge el corazón que lo mira. Además, allí podremos realizar divertidas actividades que hagan que ese paseo sea aún más especial.

Punta Falconera: Es otro paraje emblemático del municipio de Roses y posee un amplio entramado de caminos por lo que podemos perdernos para disfrutar del ambiente en su máxima plenitud. Es el punto más meridional del Cabo de Creus y sobre él se han chocado, por un lado el mar, y por otro el viento, con lo que un lado es arenoso y el otro rocoso. Pero, sin duda, lo más curioso de esta zona es que se ha utilizado como punto de control militar para vigilar el tráfico marítimo. De hecho, como resultado de ese uso aún quedan restos subterráneos formados por galerías y pasillos que comunican varios búnkeres. Durante la época franquista se utilizó para salvaguardar la costa española de una posible invasión de los Aliados. Impresionante, ¿verdad?

Ciudadela de Roses: Es la antigua Roses, rodeada de una muralla que protegía la ciudad. Su origen fue una colonia griega, pero lo que se desconoce la exactitud de su fundación ya que las fuentes literarias la sitúan en el silo VIII antes de Cristo y las arqueológicas después del siglo V antes de Cristo. Así que, ¿a quién hacemos caso? La duda persiste. Durante muchos años este recinto estuvo cerrado y abandonado, pero en 1991 se abrió al público y en 2004 se impulsó su transformación como Museo de la Ciudadela de Roses. Ahí podremos encontrar un buen número de artículos de la vida cotidiana de la antigüedad y de la edad media en la ciudad.

ciudadela roses

 

Castillo de Bufalaranya: Hablamos de una fortificación ubicada sobre un pequeño cerro y con un acceso un tanto difícil, lo que por otro lado le aporta algo de misterio añadido. Es un vestigio que data del siglo VIII, aunque no está documentado hasta el siglo X, como posesión del monasterio de Sant Pere de Rodes. Pese a su aspecto ruinoso merece la pena subir hasta allí sólo por las vistas con las que nos vamos a encontrar. El nombre de Bufalaranya no es su verdadero nombre, o al menos, así no se llamaba en sus orígenes ya que en los documentos aparece como Pinna Negra, o sea, Roca Negra, y hace referencia a la planta cuadrada del castillo. Otra curiosidad del castillo es la disposición de las piedras de sus muros que se están colocadas en forma de espiga. Recientemente se ha descubierto que estuvo habitado hasta el siglo XIV y se cree que la función principal del edificio era vigilar la costa.

Lo mejor de Roses es que aúna perfectamente la cultura con el turismo de aventuras como con el de ocio. Aquí encontraremos un pack perfecto para disfrutar en familia, en pareja o con amigos. ¿Necesitas más razones para hacer una escapada?

 

Fuente imágenes: Ayuntamiento de Roses y Wikimedia



Explota los globos y gana!


No me dejes como si estuviera hablando sola...
¿me dejas un comentario?

Comentarios

Entrada sin comentarios

Nuevo Comentario

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para ofrecer nuestros servicios. Si continúa navegando, consideraremos que está usted aceptando nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies