Viaja gratis

Un viaje de aventuras

Dónde Viajar

  

Al menos una vez en la vida deberíamos dejarnos llevar y experimentar, atravesar otros caminos y probar nuevas ideas. Bucear, tirarnos en paracaídas, hacer vivac, seguir un camino distinto… Quizá cometamos más de un error, pero al fin y al cabo ni todos los errores suponen un drama ni se puede pasar por la vida sin meter la pata de vez en cuando. Es precisamente, un error, lo que puede hacer que un viaje se convierta en la aventura más especial de nuestra vida. Aquella que mimemos en nuestra memoria y contemos en las reuniones. Abre el espíritu y permítete volar hacia nuevos mundos.

mochilero, viajar aventura

Reglas del aventurero

El mundo de la aventura no siempre puede ser de color rosa, a veces surgen complicaciones. La diferencia la marca el seguir o no una serie de directrices que vamos a ver a continuación.

  • Tenemos que contarle a alguien nuestro viaje, sobre todo las cuestiones de partida y regreso y el lugar.
  • El mapa es una herramienta muy útil, en especial si el móvil no tiene cobertura o ni podemos conectarnos a internet. Lo ideal sería indicar en el mismo los refugios, zonas pobladas y manantiales.
  • No pierdas la calma, cuando te asustes o te pongas nervioso siéntate y tómate un momento. Si no razonas podrías perderte de verdad.
  • Lleva provisiones por si acaso te vieras en un aprieto. Lo indispensable son las botellas de agua y las barras de cereales. Ocupan poco, pesa menos y alimentan.
  • Hay que informarse bien acerca del tiempo que nos va a hacer allí.
  • En cuanto a la batería del móvil, sería perfecto poder contar con otra en caso de que se agotara la primera.

Destinos para vivir aventuras

Pues eso mismo, los lugares ideales para perderse y encontrarse están un pelín más debajo de estas líneas. Escenarios hermosos y llenos de adrenalina que nos esperan para sacar lo mejor, y lo peor, de nosotros.

Safari fotográfico en África: Esta actividad está extendiéndose cada vez más como sustituto de la caza. El problema de este viaje no es tanto el dinero si no su profunda y larga preparación. Un safari no se organiza de la noche a la mañana y es una idea que fastidia un poco los planes y trastoca ilusiones. Una vez hayamos decidido el país donde vamos a realizar el safari tenemos que informarnos sobre las licencias y el funcionamiento de los parques que vamos a conoces. Una vez allí el aventurero no descansa, pero tampoco le importa, porque está tan cerca de la vida y de la muerte al mismo tiempo que no se puede dirigir el pensamiento a otra cuestión. Lo mejor es organizar una visita guiada porque al hacerlo por cuenta propia uno se arriesga a perderse ciertas cosas.

safari viajar aventura

 

Escalar el Island Peak de Nepal: En un pico del Himalaya con pocas dificultades de acceso que nos ofrece unas vistas espectaculares. El que alcanza la cima se sabe admirador de un escenario que pocos han observado y que él mismo, probablemente, jamás volverá a ver. Son 6.189 metros de altitud que se suelen recorrer en unos 25 o 28 días.

Cueva El Soplao: Para aquellos que buscan que la sangre apriete sus venas de la emoción, pero no cuenten con un bolsillo tan hondo como para irse al otro lado del mundo, proponemos esta experiencia. Planteémoslo como un viaje hacia el corazón de la Tierra, al que se acceder desde una de las tierras más hermosas de la Península Ibérica: Cantabria. Esta cueva fue descubierta a comienzos del siglo XX y guarda entre sus cavidades un tesoro que poco tiene que ver con el oro o las joyas: un mundo extraño de estalactitas y estalagmitas, columnas, restos de animales de hace miles de años…  Lo mejor de todo es que, si te parece poco meterte en la oscura boca de la cueva, bien podrías arriesgarte y ponerte el mono, el caso y las botas e internarte en las grutas más inaccesibles de lo más profundo de El Soplao.

Coventosa

Encuentro con gorilas de montaña: Imagínate caminando bajo un bosque tropical. Las gotas de sudor empañan tu frente y allá donde posas tus ojos crees que es la estampa más bella que has visto hasta ahora. De pronto, el guía se detiene y manda callar al grupo. Lentamente, aparta unas ramas y aparecen, al fondo, tímidos, un gorila macho enorme acompañado de varias hembras y su prole. No te mueves, sabes que no debes, pero no es por obligación, es por fascinación. Para este tipo de viaje es mejor ir con guías, porque aunque nosotros sepamos que están ahí no sabemos ni cómo, ni cada cuánto ni hacía dónde se mueven los gorilas. Como tampoco que actitudes debemos tomar frente a ellos exactamente. Además, el terreno puede ser irregular y las sendas y caminos caprichosos, por lo que es fácil desorientarse.

Yangshuo, China: Se trata de un pueblo a orillas del río Li y que está rodeado por varias montañas y picos embutidos en vegetación. Esta zona es bastante popular entre los mochileros debido a su gran belleza. La mejor opción para disfrutar del lugar es empezar por contratar un guía, coger unas bicis y subir montaña arriba, quizá a escalar una. No obstante, lo mejor es sin duda el rafting con canoas de bambú, desde las que podremos otear horizontes sacados de la fantasía de algún poeta. ¡Pero no! Esos sitios existen. Llegar es seguramente lo más tedioso, porque en autobús tardaremos entre seis y doce horas, dependiendo cual escojamos pero, al fin y al cabo, ¿no estamos buscando aventuras?

 

Fuente imágenes: Pixabay y Wikimedia



Explota los globos y gana!


Comentarios
  1. luis carlos colunche rivera: Septiembre 30, 2015

    me gusta el concurso

Nuevo Comentario