Viaja gratis

Los Mejores Viajes Organizados a Italia

Consejos Viajes

  

Los Mejores Viajes Organizados a Italia
Rate this post

En Italia hay tanto, tanto que ver, que es casi imposible visitar todos los lugares que quieras, ya que muchas veces vamos con tiempo muy limitado, tipo un fin de semana. Así que lo mejor puede ser contratar un viaje organizado, de está manera nos podemos asegurar de que tengamos tiempo para visitar todo lo posible (¡y un poco más!). Aunque, si ya somos unos profesionales de los viajes por libre, quizá sepamos planearlo todo bien y aprovechar cada día al máximo. En cualquier caso estas son nuestras propuestas para viajes organizados a Italia.

Hoy nos sentimos felices y queremos compartir está alegría con nuestros sorteos en linea así que entra y apúntate, te podría tocar un viaje de 1500€ 😉

viajes oranizados italia_opt (1)

Viajes oranizados Italia

Rutas por Italia:

Hemos estado dándole vueltas para encontrar las mejores rutas para hacer el perfecto viaje a Italia y ya tenemos decisión. ¡Vamos a verlas!

Roma, Vaticano y Trastévere: Según el vuelo que hayamos reservado iremos a un aeropuerto u otro en Roma y, en función de esto mismo, utilizaremos un transporte u otro para ir al hotel. Dependiendo de la hora a la que lleguemos al hotel podremos aprovechar o no para dar el primer paseo por Roma y disfrutar de las primeras impresionas de la Ciudad Eterna.

Al día siguiente empezará lo bueno. Es difícil recorrer Roma en un par de días y empaparse de la profundidad de su larga existencia.  Es una buena idea comenzar por el Vaticano, y si llegas temprano, aún más perfecto. Preparados para esperar colas y echar el día. La Basílica de San Pedro y la Capilla Sixtina será el culmen de la visita. Si quieres seguir recorriendo monumentos en Roma, estos son, según SorteoPremios, los monumentos Que no te Puedes Perder en Roma.

Seguiremos la jornada paseando por el centro histórico de Roma pasando por la emblemática Plaza Navona, el Panteón, la Plaza de España, la de Poppolo y la mítica Fontana de Trevi. En algún punto de este paseo podemos aprovechar para comer una buena pizza.

Al día siguiente empezamos nuestra aventura en el Coliseo. Seguramente le dedicaremos un buen rato porque, pese a que no está como en las películas de gladiadores es, simplemente, espectacular. Nuestro camino continuará por el Foro y el Circo Romano y, para cuando acabemos, sólo pesaremos en lo necesario que es sentarse a descansar y comer bien.  ¡Pero sólo por un ratito! Porque la tarde estará dedicada a conocer Trastévere, el barrio medieval romano que ha logrado mantener esa esencia en cada rincón. Lo que más nos llamará la atención es que no está tan masificado de turistas como otras zonas de la capital italiana, y, quizá sea eso lo que embellece el lugar. Mercados, plazas, iglesias, gastronomía… Una tarde maravillosa. Si crees que necesitas aún más información e ideas lee nuestra entrada de Consejos para Viajar a Roma. Así seguro que ya no tendrás que comprar ninguna guía cara.

Venecia y Verona: Según lleguemos, lo más urgente será ir al hotel a desprendernos de nuestras maletas y, si apetece, darse una ducha. El mejor consejo para ir a Venecia es que reservemos con bastante antelación porque al ser tan turística pronto nos quedamos sin habitaciones en los hoteles, más aún si es una fecha señalada.  Comenzaremos la aventura en la Plaza Roma, donde tomaremos un vaporetto y tendremos la primera toma de contacto con la ciudad. Disfrutad del paseo por el Gran Canal, es muy típico, sí, pero eso no le resta emoción. En la Plaza de San Marcos veremos la basílica del mismo nombre y el Palacio Ducal, que ocuparán varias horas de nuestro día. Al terminar con ambos edificios subiremos el Campanile, un viajo campanario desde el que disfrutaremos de unas bellísimas panorámicas de Venecia. Luego de hacer mil fotografías podemos buscar algún restaurante donde comer tranquilamente. Cuanto más alejado de las zonas más turísticas más barato, más tranquilos y, en muchas ocasiones, mejor atención.

 

viajes oranizados italia-_opt (1)

 

La tarde la dedicaremos a la Galería de la Academia, una de las pinacotecas más grandes del mundo. Para aquellos que verdaderamente disfruten del arte será toda una experiencia. Una vez demos por terminada la experiencia  nos dirigiremos hacia el sur para alcanzar la Basílica de Santa María della Salute. Con tanto movimiento, seguro que al salir de allí estaréis pensando en lo maravillosa que puede ser una cama.

El día siguiente lo empezaremos con una visita las islas de Murano, Burano  Torcello. No suelen ser muy caras y merece mucho la pena.  Murano es muy famosa por su artesanía del vidrio y dispone de muchas atracciones relacionadas con ello. Con la mañana más que atada, nos queda la tarde para liberarnos de guías, horarios y planificaciones. Piérdete por Venecia sin miedo, atraviesa sus puentes y recorre sus calles. Sólo así se conoce la intensidad de una ciudad.

¡Nos vamos a Verona! Para llegar cogeremos un tren en Venecia y en muy poquito tiempo estaremos en la ciudad que vio nacer y morir a Romeo y Julieta. Lo primero que haremos una vez estemos instalados es ver El Arena de Verona, uno de los anfiteatros más importantes de la era romana y el segundo mayor, después del Coliseo.  Si coincide que es verano es posible que nos encontremos con algún concierto o espectáculo. Al terminar, nos dirigiremos a la Plaza del Erbe, la más célebre de la urbe. Allí encontraremos varios edificios y una fuente de bastante interés arquitectónico y, por las mañanas, un curioso mercado. En la misma plaza está la Torre dei Lamberti, un mirador de 84 metros de altura. ¿Agotados? Si preferís continuar el día y estirarlo un poco más, (quizá sea así pero se os haya hecho tarde) podéis acercaros a la casa de Julieta. La leyenda dice que el edificio Il Cappello era el palacio donde residía los Capuleto y tiene cientos de mensajes de amor en su entrada.

Cabe destacar que Verona es una ciudad que celebra San Valentín como nadie. De hecho, entre el 13 y el 15 de febrero la ciudad se engalana y se hacen visitas gratuitas o con descuentos a las parejas. Tres días en Venecia y uno en Verona…. Sabemos lo que pensaréis: ‘Ojalá hubiera más tiempo’.

,

Pensad que estos dos itinerarios pueden revolverse y hacerse uno sólo, entremezclarlos, cambiar un lugar por otro… Siempre dependerá de los días que tengamos disponible y de lo que más deseamos ver. Vayas a hacerlo por tu cuenta o con una agencia de viajes, lo mejor es que te hagas tu propio plan previo, detallando qué quieres hacer y ver. Lago di Como, Milán, Florencia… ¡Lo que no hay es días para ver tanto!



Explota los globos y gana!


No me dejes como si estuviera hablando sola...
¿me dejas un comentario?

Comentarios

Entrada sin comentarios

Nuevo Comentario

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para ofrecer nuestros servicios. Si continúa navegando, consideraremos que está usted aceptando nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies